Tanta agua

Uruguay
Autor: Leticia Jorge y Ana Guevara


Guionista: Leticia Jorge y Ana Guevara
Director: Leticia Jorge y Ana Guevara

Productora: Control Z Films, Productora Ejecutiva Agustina Chiarino

Sinopsis 


Lucía tiene 14 años pero parece un poco menos. Es flaquita y todavía tiene cuerpo de nena. Como usa aparatos fijos sonríe siempre con la boca cerrada y cada vez que termina de comer va al baño a asegurarse de que no le haya quedado nada entre los dientes.

Los papás de Lucía están divorciados, ella y su hermano Federico (9) viven con su madre en un apartamento.

Alberto tiene 43 años y es quiropráctico. Se divorció de su esposa y los únicos momentos que comparte con sus hijos son algunos fines de semana y las vacaciones.

Alberto alquiló una cabaña en las termas para pasar una semana con Lucía y Federico

Los pasa a buscar de madrugada para ganar un poco de tiempo. Las vacaciones van a ser cortas y  el cielo amenaza con lluvia.

Durante el viaje en la ruta, que transcurre en silencio, comienza a llover.

Una vez en las termas el panorama es desalentador: el lugar es un rejunte de cabañas y hoteles desordenados lleno de viejos;  la casa que Alberto alquiló es demasiado chica (un sólo cuarto para los tres); y además una amenaza de tormenta eléctrica hace que las piscinas estén cerradas por tiempo indefinido.

Siempre con las mejores intenciones pero sin mucho éxito, Alberto intenta arrastrar a sus hijos a  diferentes excursiones  para distraerlos del fracaso en que se convirtió la salida familiar.

A pesar de los esfuerzos del padre, Lucía no está dispuesta a darle ni la más mínima oportunidad.

Lucía se siente varada en una situación claustrofóbica que la insistencia de su padre por levantar los ánimos solo empeora. Tampoco ayuda la tendencia de Alberto a exagerar las cosas, ni su comportamiento ruidoso en público que hace que su hija adolescente sienta vergüenza en más de una ocasión.

Todo enmarcado por la letanía de las termas vacías y por la presencia permanente de la lluvia.

El segundo día Lucía conoce a Madelón (15), una chica de su misma edad pero más desenvuelta y madura. Lucía ve en Madelón, no solo la posibilidad de evadirse del aburrimiento y a la convivencia familiar, sino también de hacer cosas que normalmente no hace. Con Madelón, Lucía comparte cigarrillos y  se queda hasta tarde en la noche tomando cerveza.

Sin embargo, cuando el pibe (Agustín, 16) que le gusta resulta estar interesado en su amiga, Lucía decide alejarse de Madelón y encuentra en su padre el escape para esta nueva situación que no sabe mucho como manejar.

Ahora las excursiones que Alberto planea ya no parecen tan terribles. .

Al final Lucía logra por azar quedarse sola, pero no parece estar tan segura de que hacer, sigue pendiente de la vuelta del padre y del hermano.

Cuando pasa el tiempo y Alberto y Federico no aparecen, Lucía se enfrenta al lugar que por obra del buen tiempo recobra la vida y el movimiento que le faltaban. Sin saber mucho como sentirse, Lucía se deja llevar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s