El otro Maradona: Culpa de la mala estrella

El otro Maradona2

Cuántos Maradona desconocidos hay en las barriadas populares? Gregorio “Goyo” Carrizo fue uno, pero no uno más entre los que imaginaron la salvación y la fama a través del fútbol. Goyo pasó a la historia por ser quien le dijo a Francis Cornejo, el entrenador de Los Cebollitas, que tenía un amigo que jugaba muy bien. El instructor de los infantiles de Argentinos Juniors le dijo que lo trajera, y así Diego Armando llegó al club de La Paternal.

Decían que Goyo era tan bueno o mejor que el mismísimo Maradona, su amigo de la infancia. Nació pocos días después que él, y se conocieron en un potrero de Villa Fiorito a los siete años. Su vida es el reverso del héroe que todos conocemos. Es la del que estuvo a punto de explotar en la cancha cuando una lesión mal recuperada le torció el camino. En El otro Maradona, Ezequiel Luka y Gabriel Amiel logran un relato íntimo y emotivo de este hombre, cuyas confidencias más crudas llegan de a poco. Muestran su casa, en Villa Fiorito, y su trabajo buscando nuevas glorias del fútbol por los clubes chicos del interior. El protagonista visita desde campeonatos regionales en Santiago del Estero hasta clubes por los que pasó en su carrera deportiva, como Independiente Rivadavia de Mendoza. En el camino, Goyo carga con la nostalgia de haber sido promesa, con la fantasía que a veces se vuelve pesadilla de que las cosas podrían haber sido distintas para él. Y sobre todo, con la sombra de una ausencia: el Maradona del título, que no volvió a ver desde que el Diez se fue del barrio.

El documental nació en 2006 mientras los directores trabajaban para un proyecto del italiano Marco Rissi: La mano de Dios. Así se acercaron al mundo del fútbol amateur y conocieron a Goyo Carrizo. Luka y Amiel eligieron concentrarse en el lado B de un astro. En 78 minutos construyen un retrato humano de su vida, los momentos difíciles, las depresiones, las recaídas. “Ven todas esas casas ahí abajo”, les dice Goyo a sus pupilos en una terraza de Fiorito. “Es la canchita en la que jugábamos con Diego, acá fue nuestra infancia y nos ilusionábamos con jugar en primera división”. La rabona del destino le escamoteó un futuro soñado. Su consuelo es descubrir otros talentos.

El otro Maradona. Dirección y guión: Ezequiel Luka y Gabriel Amiel. Duración: 78 minutos.

Fuente: http://www.diarioz.com.ar/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s